10/06/2016 Día Mundial del Medio Ambiente

En el marco del festejo del día Mundial del Medio Ambiente, Catriel Mapu participo de la ceremonia de plantación de árboles junto con la Municipalidad de Olavarria desarrollado en el CEMO Olavarría juntos a los chicos de diferentes escuelas de la localidad.
De esta forma, Catriel Mapu S.A. avanza con el Proyecto propuesto en el marco de la ISO 14001 2016 donde se promueven las actividades positivas para impulsar las Compensaciones de CO2 emitidas a la atmósfera.

Uno de los grandes desafíos de la humanidad en los años venideros será detener o por lo menos desacelerar el ritmo del Calentamiento Global con el consecuente Efecto Invernadero.
Los principales fuentes de emisiones de Dióxido de Carbono (CO2) provienen tanto de la industria como así también de fuentes móviles (automóviles), generadores de energía y vertederos de residuos.
Muchas veces no hay más remedio que consumir energía y emitir CO2. Pero hay acciones que pueden evitar y, por tanto equilibrar, parte de las emisiones que podamos generar. Una manera que existe de equilibrio es la compensación que puede ser económica o por acciones. Hay iniciativas que cuantifican económicamente las cantidades de CO2 emitidas y luego uno puede invertir con dinero en proyectos que favorecen el ahorro de energía, las energías renovables o la plantación de árboles y vegetación.

Los proyectos de reducción de emisiones que se incluyen como medidas de compensación dentro del llamado marco regulado (es decir, las compensaciones que realizan las empresas que están obligadas, según el Protocolo de Kyoto) son verificados por las Naciones Unidas. En cambio, en el marco voluntario, en el que tienen cabida las iniciativas de empresas o particulares que quieren compensar sus emisiones pese a no estar obligados a ello, no hay un control por parte de un órgano certificador.

Promover proyectos positivos ayuda a avanzar hacia la sostenibilidad: el planeta lo necesita. Los proyectos de plantación de árboles o reforestación de zonas degradadas son algunos de los emprendimientos más positivos para “compensar” emisiones. Se trata de favorecer sistemas vivos que ayuden a absorber CO2 y, por tanto, a estabilizar las concentraciones de este gas de efecto invernadero a la atmósfera. Además, los árboles tienen un valor estético, sentimental y social que los hace especialmente adecuados para convertirse en símbolos de la “compensación”.

Sin embargo, los árboles tienen muchas otras funciones ecológicas necesarias para la continuidad de la vida y las sociedades humanas: mantener la biodiversidad, generar oxígeno y suelo fértil, hacer mover el agua en su ciclo sin fin… Deberían ser motivos suficientes para promover reforestaciones en las que los árboles no sean simples reservas de madera.

WordPress Themes